jueves, 6 de marzo de 2014

Sostenibilidad vs equidad, ¿son realmente incompatibles?

Este fin de semana se han celebrado en Barcelona los Seminarios de Innovación permanente en Atención Primaria en Barcelona. Estos seminarios organizados por Juan Gervas y Mercedes Pérez tratan de llevar a debate cuestiones clave en el desarrollo clínico, organizativo y social del trabajo diario de los profesionales de Atención Primaria. En este caso el tema tratado ha sido "Innovación en mejoras de la equidad en la prstación de servicios clínicos"
Tras un fin de semana hablando y repensando la equidad, queríamos traer este debate al campo de la sostenibilidad.

¿Es sostenible un sistema orientado hacia la equidad?
El debate sobre si es sostenible un sistema que priorice la equidad como valor fundamental se ha mantenido candente desde que empezó la crisis. Así pues, la imposibilidad de una sostenibilidad financiera ha sido la excusa para recortes que han tenido como consecuencia la disminución de la cobertura y la apertura a un proceso de progresiva privatización de nuestros servicios sanitarios.
Sin embargo, el debate de la sostenibilidad no va a ser un debate puramente económico sino que entran en juego los valores de los sistemas sanitarios y de las políticas de salud.
Según el Principio 3º de la Declaración de Río en 1992, la sostenibilidad se define como "aquella característica o estado según el cual pueden satisfacerse las necesidades de la población actual y local sin comprometerse la capacidad de generaciones futuras o de poblaciones de otras regiones de satisfacer sus necesidades". Se establecieron tres dimensiones dentro del concepto de sostenibilidad que interactuaban entre si.  


Si equiparamos este concepto de sostenibilidad de desarrollo, a la sostenibilidad de un sistema sanitario, encontramos que esta sostenibilidad financiera tendrá que confluir con una sostenibilidad social y una ecológica

¿De qué depende la sostenibilidad del sistema?
La viabilidad de los sistemas sanitarios no depende solamente de la suficiencia de  recursos económicos sino de su capacidad efectiva de contribuir a la mejora de la  salud de la población, proporcionar seguridad y favorecer la cohesión social en el entorno dado. De esta manera no basta con incidir en el gasto sino que un sistema sanitario debe contener una dimensión moral en la que hacerlo humano y justo.
Un sistema de salud no orientado a la equidad no va sino a aumentar las desigualdades en salud ya existentes, obteniendo así peores resultados en salud que jamás se sufragaran con un aumento del gasto. Según la OCDE en su Informe "Panorama de la Sanidad 2013", las políticas de recorte que está sufriendo Europa en sus sistemas sanitarios están incidiendo en la salud de la población negativamente
Añadamos esta dimensión ética al concepto de sostenibilidad y convirtamos la equidad en salud en un modo de hacer justicia social. Citando a  Amarthya Sen,

" Ninguna concepción de la justicia social que acepte la necesidad de una distribución equitativa y de una formación eficiente de las posibilidades humanas y en las oportunidades de las personas para alcanzar una vida sana, sin enfermedades y sufrimientos evitables ni mortalidad prematura. La equidad en la realización y distribución de la salud queda así incorporada y formando una parte más amplio de la justicia"
Por tanto, decir hoy día que la sostenibilidad es contraria a la equidad, es decir, que un sistema sanitario sostenible es incompatible con la justicia. Por tanto, cambiemos de punto de mira y miremos más allá. Utilicemos la viabilidad financiera como medio para conseguir el fin. Un fin que nos lleve a un sistema más justo y equitativo, un fin que camine hacia la justicia social.

Por último, seguir aclarando concepto y dejaros con un vídeo de una entrevista a Juan Gervas de manos de Salvador Casado hablando de equidad horizontal y vertical en Atención Primaria.


Vicky López
@vickyloru

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada